AcuerdoIntercultural - Actos Discriminatorios
Inicio arrow Actos Discriminatorios
Actos Discriminatorios

Todas las personas tendemos a seleccionar y organizar la información que recibimos e interpretamos del mundo exterior, en las categorías conceptuales que poseemos (cada persona posee las suyas), y a reordenar dicha información para nosotros mismos, y los demás, en forma más simplificada (por ejemplo, haciendo generalizaciones de grupos humanos) con el propósito de conseguir una comprensión más fácil de la realidad.

También tendemos a simplificar la información del entorno identificando ciertas características o aspectos como pertenecientes a categorías sociales (por ejemplo, categorizamos a las personas y les definimos características para cada categoría).

A su vez, tendemos a asociar a las personas o situaciones concretas pasadas, con experiencias posteriores que nos resultan similares, muchas veces sin asegurarnos de no tener una visión viciada de antemano por la simplificación a la que ya nos hemos referido.

Igualmente, tendemos a la exaltación de similitudes entre personas de diferentes referentes culturales, afectando la percepción que tendremos de esas personas, puesto que nos adelantamos o prevemos sus comportamientos de manera inadecuada, debido al cúmulo y abuso de todas éstas tendencias, y de los estereotipos y de los prejuicios que utilizamos, llegando hasta la manifestación de un elevado ETNOCENTRISMO.

Dicho etnocentrismo, repercute en nuestras relaciones, porque sin darnos cuenta, basamos las mismas en acciones, omisiones u actos de discriminación, es decir, en tratamientos establecidos en la dominación, en la subordinación, en la exclusión, en la desigualdad y en el irrespeto por la autonomía y la diversidad de las personas.

En esta sección queremos tratar esos casos, en los que los protagonistas consideran que su grupo cultural es el centro de todas las visiones de las cosas, es decir, que sus valores culturales son los más correctos y normales, y por tanto el referente con el que medir a los demás, entrando a juzgar a los otros como equivocados, por el hecho de ser distintos. También queremos tratar situaciones de discriminación social, que de no corregirse de raíz, pueden dar paso a la exclusión y al rechazo consentido y legitimado.

Si bien es cierto que todas las personas estamos inclinadas hacía el etnocentrismo, encontrando nuestra propia cultura como la mejor; la poca apertura a nuevas comprensiones del mundo, la distancia social y el mantenimiento de formas de pensar únicas, imposibilitan el aprendizaje de habilidades para vivir otras situaciones culturales, llegando a extremos, tales como la consideración de superioridad, el racismo y la xenofobia.

Bienvenidos todos los relatos a partir de hoy que se celebra el “Día Internacional contra el Racismo”, para conseguir combatir con ellos y nuestros análisis, el racismo de hoy, que se denomina discriminación cultural.

 



Mi experiencia como inmigrante PDF Imprimir E-Mail

Hace diez meses que estoy aquí en España. Me parecen maravillosas las calles, la gente, las cosas antiguas, y las más modernas, pero lo que me ha gustado más es estar en el instituto, conocer gente con otras culturas, y con diferentes idiomas. Se puede decir que hay racismo, y bueno… que algunas veces he tenido enfrentamientos y rechazos con la gente que no me cae muy bien.

La verdad es que aquel día tuve un enfrentamiento con una chica de etnia gitana, ella me empujo, y yo me molesté tanto, que le dije una palabra que no debía de haberle dicho nunca, pero cuando ella se devolvió, me dijo que ella era mejor que yo, y que podía superarme en lo que fuera. Lo que quiso decir es que yo no era nadie para insultarla - y que como era española, tenía más beneficios y derechos-  y que yo por ser inmigrante no los tenía. Bueno esto fue ya hace mucho tiempo, lo he asimilado, y pienso que tal vez ella no tuviera la razón para rechazarme. Ella podría ser una más de esas chicas a las que no les caigo bien por el solo hecho de ser inmigrante. Opino que primero hay que aceptar a estas personas, para que luego ellos nos acepten a nosotros.

Este es un país desarrollado, y nosotros los inmigrantes venimos aquí para buscar una mejor vida y un mejor futuro para nosotros los jóvenes. Doy gracias a España por haber hecho que mi madre pudiera darme cosas que en Colombia no las podía tener, como un ordenador portátil, y más cosas importantes.

Bueno esta ha sido mi opinión de los rechazos y las mejores cosas que he podido tener como experiencia de un inmigrante. Valentina


Leer más...
 
Estereotipos en los bancos PDF Imprimir E-Mail

Soy de origen ecuatoriano. Fui una vez a buscar información a un banco aquí en España para meterme a un préstamo. Me atendió un chico joven. Empezó haciéndome preguntas sobre mi situación, y para mi sorpresa, él mismo me preguntaba, y él mismo se contestaba. En ese juego tonto de auto-preguntas, y auto-respuestas, me dice: ¿En qué y dónde trabaja Usted?, y antes de que yo dijera nada, el mismo se dice: “en la construcción… ¿verdad?, ante esa respuesta que él se da, me siento molesto, y le digo con seriedad y firmeza: “No todos los que venimos a España estamos metidos en ese sector, aunque no tendría tampoco nada de malo que lo estuviéramos, porque es un sector igual de digno que otros, y además ofrece trabajos, en muchas ocasiones, muy bien remunerados. Pero entérese que aunque ese es el mensaje que dan al mundo a diario los medios de comunicación de España sobre lo que creen que hacemos mayoritariamente aquí, también muchos de los que hemos migrado, somos de diferentes perfiles profesionales, y estamos tan o más preparados que ustedes.

 

Por supuesto, me levanté sin solicitar ningún servicio a ese banco. Nunca más volví.

 

Así que muy contrariado, me fui a un banco ecuatoriano afincado aquí en España, y vaya sorpresa, me encontré repitiendo la misma situación, aún cuando quien me atendió, era paisano mío!!!. Javier

 

Leer más...