AcuerdoIntercultural - Formas de llamar a la puerta
Inicio arrow Experiencias arrow Formas de llamar a la puerta
Formas de llamar a la puerta PDF Imprimir E-Mail

Desde que vine a España como estudiante (soy mexicano) he compartido departamento (piso) en el centro de Madrid con personas de diferentes nacionalidades: argentinos, italianos, ingleses, españoles y colombianos. He tenido muchas experiencias simpáticas con todos ellos, pero también malentendidos gordos que me han ocasionado (nos han ocasionado) malos momentos. Por ejemplo, recuerdo ahora mismo como me sentaba de mal, que mis compañeros españoles, llamaran al timbre desde la puerta de nuestro edificio (portal), y yo preguntara en el telefonillo "¿si, dígame!... quién es?", y recibiera como respuesta un simple "abre". Por mucho tiempo no les dije nada al respecto, porque en lo demás nos llevábamos bien, pero me parecía una actitud muy bruta de su parte. Una vez hice este comentario cuando estábamos todos comiendo, y me respondieron que para ellos era una forma "normal" de hablar. Que quizá mi forma de contestar la llamada a la puerta era demasiado formal, y que por eso esperaba una respuesta formal a la misma, pero a mí me parece que es normal, al igual que les parece a ellos la suya. Rafael

Este es un ejemplo fenomenal para hacer un análisis de comunicación intercultural, ya que en este caso se están relacionando personas cuyas formas de comunicación son diferentes.

En la cultura española, las formas de saludo y despedida son cortas, breves y sin preámbulos. En las comunicaciones coloquiales, los hablantes, se despreocupan de mantener estrictamente las formas, emitiendo los enunciados de forma directa.

Mientras que en América Latina, en general, los saludos y despedidas suelen ser largos, además de mantenerse en ellos estrictamente las formas de cortesía positiva (sobre todo si los interlocutores son de clases socioculturales medias o altas, o si la conversación se da dentro de un contexto de formalidad: profesor/estudiante, paciente/médico, etc.).

Por tanto, es completamente cierto que desde la cultura de cada uno de nuestros protagonistas de este caso, se está haciendo uso de una forma de hablar normal, aunque para cada quien la normalidad se mida de manera diferente, y que con el tiempo, cada parte aprenda a interpretar estas claves normales pero diferentes de cada cultura.  

 
< Anterior   Siguiente >