AcuerdoIntercultural
Inicio arrow Experiencias arrow La Polémica Cena de Navidad
La Polémica Cena de Navidad PDF Imprimir E-Mail

 

La primera Navidad que pasamos en España, se nos quedó muy grabada en la memoria a mi marido y a mí, por la siguiente razón: nos invitaron a cenar unos amigos, una familia muy castiza del barrio de Lavapiés con quien nos llevamos bien desde el día que nos presentaron. Su invitación nos halagó mucho, y estrechó aún más nuestros lazos de amistad, pues nos enteramos que aquí esas celebraciones suelen ser estrictamente familiares, como en nuestro  país (Colombia). Así que encantados aceptamos al sentir que teníamos una "familia adoptiva", y así nos preparamos desde muy pronto para pasárnosla bien entre todos, dejando de lado la nostalgia que nos embargaba por no estar junto a los nuestros ese día.

Mientras llegaba la hora, estuvimos en casa con nuestros compañeros de piso picando algo y tomando algún aperitivo. Sobre las 21 horas nuestros anfitriones nos llamaron, y sin darnos tiempo a hablar, nos tildaron de desconsiderados, impuntuales y de faltos de seriedad!!!!!!!!!!. Ante nuestro asombro exterior (¡e indignación interior!), finalizaron la conversación telefónica, diciéndonos enfáticamente: "Veniros inmediatamente, os estamos esperando desde hace una hora para empezar a cenar todos juntos".

Nos abrazamos, hubo un silencio de desconcierto entre nosotros, se nos pasó por la cabeza llamarlos y cancelar nuestra ida tras sus insultos. No queríamos (no nos parecía justo para ninguno) pasar una noche tan importante entre reproches y mala caras mutuas. Nos sentíamos muy tristes y llenos de dolor en ese momento, no obstante, por educación, salimos hacía su casa con ánimo de explicarles nuestra actitud, y dejarles claro nuestras razones (creímos que la cena era sobre la medianoche como es la costumbre en nuestro país!).

Al abrirse el ascensor en su planta, nos encontramos, tanto a los padres, como a los dos hijos de nuestra misma edad, esperándonos con un abrazo fraternal y muchas sonrisas. La noche estuvo estupenda para todos. Seguimos los rituales gastronómicos madrileños a raja tabla. Les contamos los nuestros, y no mencionamos el enfado en toda la noche. Días después lo hicimos, y nos alegramos al saber que el malentendido estuvo provocado por nuestros sobreentendidos propios de cada cultura.

Aún nos queremos aunque nuestras vidas han dado muchas vueltas desde entonces. Judith

 

Boca sellada Discúlpenos, estamos elaborando el análisis de este relato, enmarcados en la teoría de la comunicación intercultural, para cumplir con nuestros propósitos de coadyuvar al aprendizaje y mejoramiento de habilidades para la comunicación y las acciones conjuntas entre personas de diferentes culturas.  En pocos días colgaremos el mismo en este lugar.

 
< Anterior   Siguiente >